Sobre la audición

Descripción

Sobre la audición y la hipoacusia

Entender cómo funciona la audición y cómo la hipoacusia puede afectar tanto a adultos como a niños y qué alternativas de tratamiento dispone.

Cómo funciona la audición

Averigüe más acerca de cómo funciona la audición y por qué cada persona o cosa suena diferente.Para entender cómo oímos, primero tiene que saber que los sonidos son vibraciones invisibles que se desplazan por el aire. Cuando alguien habla, las hojas crujen, suena un teléfono o alguien genera un ‘sonido’, se envían vibraciones por el aire en todas las direcciones. A estas vibraciones las llamamos ondas sonoras.

Casi todas las ondas sonoras son únicas. Por eso cada persona o cosa suena diferente, y también por eso una persona o cosa no siempre suena igual. Las ondas sonoras pueden ser agudas o graves, altas o bajas.

Cuando nuestros oídos captan ondas sonoras, las convierten en mensajes que puede entender nuestro cerebro. La calidad con que son captadas y la claridad con que son enviadas a nuestro cerebro dependen de lo bien que funcionen nuestros oídos.


Las partes del oído
Hay tres partes principales en el oído:

  • El oído externo: capta las ondas sonoras y las dirige al oído medio.
  • El oído medio: transforma las ondas sonoras del aire en ondas de presión mecánica que a continuación se transfieren a los líquidos del oído interno.
  • El oído interno (cóclea): convierte las ondas de presión en señales sonoras que nuestro cerebro puede entender.Para oír de forma natural, cada una de estas partes debe funcionar correctamente.

Cómo funciona la audición natural

1. El sonido entra en el conducto auditivo
Las ondas sonoras se desplazan a través del conducto auditivo y alcanzan el tímpano.

2. El tímpano y los huesos auditivos vibran
Estas ondas sonoras hacen vibrar el tímpano y los tres huesos (huesecillos) del oído medio.

3. El líquido se mueve a través del oído interno
Las vibraciones se transmiten a través del líquido del oído interno en forma de espiral y hacen moverse las minúsculas células ciliadas de la cóclea. Las células ciliadas detectan el movimiento y lo convierten en señales químicas para el nervio auditivo.

4. El nervio auditivo lo comunican al cerebro
​El nervio auditivo envía la información al cerebro mediante impulsos eléctricos, que son interpretados allí como sonido.

 

 


 

¿Qué es la hipoacusia?
​Aprenda más acerca de los diferentes grados y tipos de hipoacusia.

Grados de hipoacusia
​El nivel de hipoacusia que padece una persona se clasifica en leve, moderada, severa o profunda.
Las pruebas auditivas miden cuánto sonido podemos oír. Hay muchos tipos diferentes de pruebas; una clínica o un profesional sanitario le hará las pruebas más adecuadas para evaluar su audición o la de su hijo. Los resultados de las pruebas auditivas pueden mostrarse en un gráfico llamado audiograma.Medir su audición será útil para averiguar el tipo de problema auditivo que puede padecer usted o su hijo y ayudar a su profesional sanitario a sugerir las mejores opciones de tratamiento posibles.


La hipoacusia se mide en decibelios (dBHL). Este valor representa el nivel más bajo al que usted o su hijo pueden oír. El nivel auditivo puede medirse para sonidos de tono puro y para sonidos del habla, y puede comprobarse para ambos oídos (bilateral) o para cada oído individualmente (unilateral).

La cantidad de hipoacusia que tiene una persona se clasifica en leve, moderada, severa o profunda.

Audición normal
Puede oír sonidos suaves por encima de 20 dBHL.

Hipoacusia leve
Hipoacusia en su mejor oído entre 25 y 39 dBHL.
Le cuesta entender el habla en entornos ruidosos.

Hipoacusia moderada
Hipoacusia en su mejor oído entre 40 y 69 dBHL.
Le cuesta entender el habla sin una prótesis auditiva.

Hipoacusia severa
Hipoacusia en su mejor oído entre 70 y 89 dBHL.
Necesita prótesis auditivas potentes o un implante.

Hipoacusia profunda
Hipoacusia en su mejor oído de más de 90 dBHL.
Tiene que recurrir básicamente a la lectura de los labios y/o el lenguaje de signos, o a un implante.


Tipos de hipoacusia

Hipoacusia neurosensorial
El término hipoacusia neurosensorial describe dos problemas diferentes: pérdida sensorial que atañe al oído interno y pérdida neural que atañe al nervio auditivo.

​Hace años, a la hipoacusia neurosensorial se la llamaba “sordera nerviosa”. Ahora sabemos que, en la mayoría de los casos, el problema procede del oído interno, no del nervio auditivo. Sin embargo, continuamos agrupando ambos problemas, ya que el oído interno y el nervio auditivo están conectados y tienen que trabajar juntos.

Esta es otra razón por la que se debe tratar inmediatamente la hipoacusia: los componentes neurales ‘del final’ del sistema auditivo necesitan la aportación de los componentes sensoriales ‘del principio’ para poder crecer y permanecer sanos.


¿Cuáles son las causas?
Las causas de la hipoacusia neurosensorial son diversas, pero en general se pueden clasificar en dos categorías: congénita y adquirida.

La hipoacusia congénita está presente desde el nacimiento y constituye el problema más frecuente en bebés recién nacidos. Puede ser heredada o estar causada por un desarrollo anormal en las etapas de gestación del feto. Antes de que se desarrollara la vacuna, la rubeola padecida por la madre era una causa común de hipoacusia congénita.

La hipoacusia adquirida, que sucede después del nacimiento, puede estar causada por numerosos factores. Entre ellos están el traumatismo, la presbiacusia (pérdida de audición a medida que se envejece), la exposición a ruido de maquinaria o armas de fuego, el síndrome de Meniere y la meningitis. Los medicamentos ototóxicos (que dañan el oído aunque puedan ser necesarios para tratar algunas enfermedades mortales) también pueden desencadenar una hipoacusia. Un tumor en el nervio auditivo puede provocar una hipoacusia neural, no tan frecuente.


¿Cuáles son los síntomas?
Si la padece en ambos oídos, la hipoacusia neurosensorial implicará que usted tendrá dificultades para entender el habla, incluso cuando ésta suena lo suficientemente alta. Si la padece en un solo oído, puede que tenga problemas para localizar de donde provienen los sonidos o para oír con ruido de fondo.


¿Qué tratamientos existen?
El tratamiento de la hipoacusia neurosensorial varía dependiendo de la severidad de la misma y de si usted la padece en uno o en ambos oídos.


Dos oídos
Las prótesis auditivas pueden ayudar a la mayoría de las personas que padecen hipoacusia neurosensorial de leve a moderada en ambos oídos. Para hipoacusias más severas, simplemente las prótesis auditivas a veces no ayudan lo suficiente. Esto se debe a que la hipoacusia neurosensorial distorsiona los sonidos. Al amplificar los sonidos por medio de prótesis auditivas estos suenan más altos, pero no necesariamente más claros. Incluso las prótesis auditivas de buena calidad pueden sonar distorsionadas si el oído interno presenta daños graves.
Si usted padece hipoacusia de severa a profunda y las prótesis auditivas ya no le sirven, puede que quiera informarse más sobre los implantes cocleares. Un implante coclear es un dispositivo electrónico que se implanta mediante una intervención quirúrgica y que elude la parte interna dañada del oído estimulando directamente el nervio auditivo. A diferencia de las prótesis auditivas, que solo amplifican el sonido, los implantes cocleares convierten las ondas sonoras en impulsos eléctricos imitando a la audición natural.


Un oído
Si usted tiene hipoacusia neurosensorial entre leve y severa en un oído, una prótesis auditiva convencional es la opción de tratamiento más común. Sin embargo, dado que las prótesis auditivas requieren un cierto grado de audición residual, no pueden ayudarle en el caso de una hipoacusia profunda.
Para los casos de hipoacusia profunda, los implantes de conducción ósea Baha® pueden transmitir sonido a través del hueso, desde el oído dañado hasta el oído interno en perfectas condiciones del otro lado. Ello facilita comprender el habla en situaciones ruidosas y reduce la atenuación de los sonidos del lado sordo. Si usted oye bien o tiene hipoacusia leve en su oído bueno, un implante de conducción ósea puede ser una buena solución para usted.


Hipoacusia conductiva
El término hipoacusia conductiva se usa para describir la hipoacusia en el oído externo y medio.

​La hipoacusia conductiva se produce cuando algo impide que las ondas sonoras pasen al oído interno a través del oído externo y medio. Puede mimetizar fácilmente la hipoacusia conductiva tapándose el oído, es básicamente el mismo efecto.


¿Cuáles son las causas?
Hay diversas causas que pueden producir una hipoacusia conductiva e incluyen problemas como infecciones del oído medio (otitis media), tumores benignos (colesteatomas), tímpanos perforados, traumatismos y malformaciones del oído medio y externo.


¿Cuáles son los síntomas?
Con hipoacusia conductiva, el habla tiende a sonar inteligible, pero solo cuando el volumen es lo suficientemente alto y no hay demasiado ruido de fondo. Las prótesis auditivas convencionales ayudan, pero a veces no es suficiente.


¿Qué tratamientos existen?
Para muchas personas con hipoacusia conductiva, la primera solución puede ser ponerse una prótesis auditiva. Esto puede ser adecuado si la hipoacusia es leve, pero si es moderada o peor, las prótesis auditivas no suelen constituir la mejor solución. También hay otras razones por las que algunas personas no pueden usar prótesis auditivas (p. ej., malformaciones que impiden su utilización) o simplemente no obtienen de ellas los beneficios esperados.

Las prótesis auditivas tienen que aumentar el volumen para obligar al sonido a pasar a través del oído medio bloqueado, y ello puede hacer que el sonido se oiga distorsionado y poco claro. La hipoacusia conductiva puede relacionarse también con infecciones del oído, las cuales pueden agravarse al usar prótesis auditivas y por consiguiente hacer difícil e incómodo el uso de las mismas.

Si usted o su hijo padecen hipoacusia conductiva, puede que quiera informarse acerca de los implantes de conducción ósea Baha®. El sistema Baha convierte el sonido en vibraciones, que se envían al oído interno a través del hueso, eludiendo cualquier bloqueo en el oído externo o medio. Se trata de una forma de oír natural y una gran parte del sonido que usted oye cada día, como su propia voz, lo oye en parte a través de este fenómeno.


Hipoacusia mixta
La hipoacusia mixta es una combinación de hipoacusia conductiva e hipoacusia neurosensorial, y su severidad puede oscilar entre leve y profunda.

La hipoacusia mixta es una combinación de hipoacusia conductiva e hipoacusia neurosensorial, lo que implica que hay daños tanto en el oído externo o medio como en el oído interno. La severidad de este tipo de hipoacusia oscila entre leve y profunda.  Para las personas con hipoacusia mixta, los sonidos pueden ser a la vez más bajos de volumen y además más difíciles de entender.

¿Cuáles son las causas?
La hipoacusia mixta está causada por una combinación de lesión conductiva en el oído externo o medio y de lesión neurosensorial en el oído interno (cóclea) o en el nervio auditivo. Los factores genéticos, la sobreexposición a ruido alto, ciertas medicaciones y el proceso normal de envejecimiento pueden producir hipoacusia neurosensorial. Los defectos de nacimiento, las enfermedades, infecciones, tumores o masas y lesiones en la cabeza pueden provocar hipoacusia, tanto conductiva como neurosensorial.

¿Cuáles son los síntomas?
Si la hipoacusia es mayoritariamente conductiva, el habla tiende a sonar inteligible, pero solo cuando el volumen es lo suficientemente alto y no hay demasiado ruido de fondo. Si la hipoacusia es mayoritariamente neurosensorial, puede ser difícil entender el habla, incluso cuando parece que tiene el volumen suficiente.

¿Qué tratamientos existen?
​Dependiendo de los grados y la composición de la hipoacusia mixta, puede tratarse con medicación, cirugía, prótesis auditivas o un sistema auditivo implantable de conducción ósea.

Un implante de conducción ósea Baha® es un tratamiento efectivo para la hipoacusia porque elude completamente el elemento conductivo que provoca la hipoacusia y solo tiene que subsanar el elemento neurosensorial. Los dispositivos auditivos de conducción aérea tienen que compensar tanto los elementos conductivos como los neurosensoriales. Los estudios sugieren también que Baha mejora la comprensión del habla en la hipoacusia mixta1,2.

Un profesional sanitario puede explicarle sus opciones y ayudarle a tomar una decisión con pleno conocimiento de causa. Si aún no tiene a nadie con quien hablar de ello, le podemos ayudar a buscar una clínica cerca de su domicilio. A la hora de considerar lo que se va a hacer, lo más importante es disponer de toda la información necesaria.


Referencias:

  1. Snik AF, Mylanus EA, Proops DW, Wolfaardt J, Hodgetts WA, Somers T, Niparko JK, Wazen JJ, Sterkers O, Cremers CW, Tjellström A. Consensus statements on the Baha system: Where do we stand at present? Ann Otol Rhinol Laryngol 2005 Dec;114(12) Suppl 195:1-12.
  2. de Wolf MJ, Hendrix S, Cremers CW, Snik AF. Better performance with Baha than acoustic devices in patients with severe air-bone gap. Laryngoscope. 2011;121(3):613-6.